23Wed082017

Back Home

La pesca tradicional en Lekeitio (2)

  • PDF

        - LA PESCA TRADICIONAL EN LEKEITIO -        

No concemos noticias directas sobre las características de las antiguas embarcaciones Lekeitianas; pero eran sin duda muy parecidas a las que de otros puertos nos describen J A de Iradi (Bermeo) y otros.

Las primeras de las que hay referencias son las balleneras y las pinazas. Median aquéllas de 26 a 28 pies de eslora por 5 y medio a 6 de manga, dotadas cada una de 6 a 8 remeros y timonel. Parece ser que las primitivas iban dotadas con tres hombres y patrón, pero en el siglo XV las ballenas se hicieron raras en la costa vasca y nuestros "arrantzales" se vieron obligados a alejarse hacia las costas de Asturias y Galicia en cuanto llegaba la época de esta pesca por lo que los cascos debieron construirse de mayor tamaño. De las pinazas sabemos que eran largas, ligeras y de popa achatada con tres mástiles. Se utilizaban preferentemente para la pesca del besugo.

Las empleadas posteriormente para la pesca de altura "Txalupa nagosiak" tenian 34 pies y medio de quilla, 36 y dos tercios de eslora, 8 y medio de manga y 3 y medio de puntal, siendo su tripulaci6n de 20 o 22 hombres durante la época del besugo en que necesitaban contar con suficiente fuerza de remo para ganar la costa en el caso de que se avecinase un temporal y el viento no les fuera favorable para arribar a puerto cuanto antes. Posteriormente se redujo este número, porque las lanchas, al ir a las calas y al volver de ellas, eran remolcadas por los vapores. Se utilizaban para la pesca del besugo, merluza, bonito, etc.

Las sardineras "traiñeru" medían 26 pies de quilla, 28 de eslora, 6 y un tercio de manga y 2 con 10 pulgadas de puntal. Llevaban 16 homhres y un patrón con su remo a popa Tenían las traineras la quilla algo curva para poder virar fácilmente en el momento de soltar las "traiñas" y encerrar el "manjui".

Nunca salían del puerto las lanchas sin hacer antes oración. En muchas decía el patrón a que santos había de dirigírseles la plegaria; en algunas alternaban los tripulantes por semanas para rezar.

A principios del segundo cuarto de este siglo había en nuestra costa los siguientes tipos de embarcaciones, que don Jesús de Tellaeche divide en dos grandes grupos : de altura y de ensenada.

Se incluían en el primero:

Los vapores pareja, de arrastre, generalmellte de madera y de estas dimensiones :

  • Calado máximo ......................... 1,80 a 2,60 "

Las boniteras a vapor, utilizadas para el besugo, bonito con anzuelo, sardina y anchoa con redes, etc., medían :

  • Calado en popa ......................... 0,80 a 1,00 "

Las boniteras, muy parecidas a las antiguas, pero con cubierta y mayores dimensiones, eran veleras y se empleaban únicamente en la pesca del bonito y del atún. Para entrar y salir del puerto solían valerse de 6 u 8 remos. La gran extensión de sus velas les hacian perder con facilidad el equilibrio, por lo que colocaban por la banda de barlovento y sobre unos soportes de hierro las vergas y remos cuyo contrapeso equilibraba el momento de escora provocado por el viento. El mástil era móvil y de muy difícil maniobra. Los cascos eran siempre de madera, alcanzando sus dimensiones :

  • Calado en popa ........................... 0,90

Refiere también Tellaeche, de quien venimos tomando estos datos, que debido a su escaso plano de deriva necesitaban la orza para poder navegar a bolina (en dirección de seis cuartas o más respecto del viento). Tanto la orza como el timón solían ser desmontables para facilitar la entrada en el puerto.

Se incluían en el segundo grupo :

Las "traineras" gasolineras, con motores de explosió6n cuya potencia efectiva oscilaba entre 8 y 15 caballos. Este género de propulsión empezó a generalizarse para las "traineras" hacia 1918 y su empleo llevó a ampliar y reforzar los cascos.

Continuaba el empleo de "traineras" sin otro medio de propulsión que los remos y velas. Eran de dimensiones algo menores que las de las anteriores. Su reducida manga y poco calado, casi nunca supelior a 1 pie, les hacía perder fácilmente el equilibrio cuando navegaban con viento de través. Los "baidekos" eran muy semejantes a las "traineras" aunque su eslora no solía alcanzar más que unos 6 metros.

Los botes eran de fondo plano, eslora muy reducida y mucha manga y popa del tipo de estampa. Su propulsión era exclusivamente el viento o remos.

  • En 1945, 5 parejas de arrastre, 10 vapores, 21 embarcacioens a gas-oil, 3 a gasolina y 40 motoras a gasolina

Actualmente hay dos parejas de arrastre : "arrasteruak",

  • "Arzabal" y "Andiño" de 250 HP y 100 tons.

Veintinueve boniteros, "motorrak" o "baporak"

  • "Viva Cristo Rey" con 100 HP y 34 tons.

Unas cuarenta y ocho "motorrak" emharcaciones de 1 ton. aproximadamente con motor a gasolina de unos 4,5 HP. Hay asimismo gran número de botes de diversas características.

Hoy, las dimensiones de los distintos tipos de embarcaciones suelen ser aproximadamente :

 

 

ARRASTREROS

BONITEROS

MOTORAS

Manga

30,00

23,00

6,00

Eslora

6,80

6,00

1,70

Puntal

3,70

2,70

0,80

 

La pieza principal, base de todo casco, es la quilla que corre en toda su longitud y lleva empalmadas en sus extremos la roda de proa y la roda de popa.

Estas rodas van empernadas a otras piezas interiores semejantes a ellas y denominadas contrazapata y contraquilla.

A todo lo largo de la quilla van endentadas las cuadernas que forman el esqueleto de la embarcación. Colocadas las cuadernas, se aseguran interiormente con la primera cinta o "baquera", que van de proa a popa, e interiormente con las durmientes, sobre las que descansan los baos (vigas) de la cubierta. Una tabla llamada regala corre horizontalmente a lo largo de las testas de las cuadernas.

El casco se cubre horizontalmente con tablones y después se calafatea. En los astilleros, a todas estas piezas se las denomina usualmente en castellano.

Una vez concluída la embarcación, suelen colocar un ramo de laurel en la cubierta.

Para bendecir las nuevas embarcaciones el sacerdote recita en latín el trozo del Evangelio de S. Lucas en el que S. Pedro dice a Jesús : "In verbo auten tuo laxabo rete" (en tu nombre extenderé la red). Cuenta Azkue que antiguamente los pescadores dieron el nombre de "laxaborrete" a algo de las lanchas sin que se recuerde hoy lo que era.

La vela desempeña actualmente un papel muy secundario en la vida pesquera de nuestro litoral.

Los boniteros llevan dos: foque y latina. La primera "pokia" suele medir :

  • caida de barlovento ....... 4,30 "

 

La segunda (latiña) va a popa y su forma es trapezoidal, midiendo :

  • caida de barlovento ...... 4,00 "

 

Las motoras llevan a popa una pequeña vela triangular que mide :

  • caida de barlovento ..... 1,80 "

 

El aparejo de las antiguas lanchas de altura constaba :

  • Cuando arreciaba el viento y hacía peligroso el uso de velas muy grandes, suplía al trinquete un palo de 16 pies de largo y su verga de 8 pies.

Las dimensiones del velamen eran :

  • Mayor "nagosia" de gratil 15 pies y medio
    • pujamen 28.
  • Trinquete "trinketa" de gratil 12 pies
    • pujamen 22.
  • La vela llamada "baliztoi o burriketa", que solía suplir a la de trinquete, tenía:
    • pujamen 9.

En las traineras el palo mayor medía 6 metros de largo y su verga 4,3; el trinquete 5 metros y la verga 3,17. Llevaban también el "baliztoi" para los temporales.

Se utilizaba, además, otra vela llamada "serberano".

Al palo mayor lo sostenía una tabla llamada "botzol". La vela se extendía por medio de una cuerda llamada "brasa o triza", y se estiraba por delante mediante una cuerda llamada "boliña". Las cuerdas para levantar y bajar los mastiles se denominaban "estaia".

Junto al trinquete solía izarse otra pequeña vela denominada "txanberga".

Hay dos formas principales de remar : con número par de remos, o con uno.

Para la primera "abantian" es preciso, además del remo "erremua", un palo "toleta" de unos 18 cm. dispuesto verticalmente sobre la borda, y una cuerda, en forma de anillo, preferentemente de abacá o cáñamo, que sujete el remo al escalamo o tolete, quedando siempre aquél a la parte anterior de éste. El remero, cara a la popa, introduce el remo en el agua, la pala en dirección longitudinal, dándole un impulso proa-popa y después, esta vez por el aire, en sentido contrario, y así sucesivamente. Algunos, mientras el remo va por fuera del agua, le hacen adquirir a la pala una dirección paralela a la superficie del agua para que oponga así una menor resistencia al aire.

A los bancos de las embarcaciones, "tostak", se les denominaba, de proa a popa : "aurre, kontraurre, kontraburu, saldoki, tanbulet, bermiel, tresko y kontrapopa".

Los remeros lekeitianos han gozado de mucha fama en nuestras costas, habiendo ganado, entre otras, las regatas de Baiona en 1855.

Se utiliza un solo remo en pequeños recorridos y maniobras. Para remar de esta forma, los botes de popa afilada llevan un tolete que sirve a la vez para sujetar el remo del patrón, mientras que los de popa en estampa disponen de un rebaje semicircular de diámetro algo superior al del remo, con el fin de permitirle a este la holgura precisa, practicado en la parte superior media de la estampa. Se le somete al remo a un impulso transversal, de tal forma que al alcanzar éste en su movimiento las posiciones de máxima amplitud, la pala esté en dirección longitudinal, y tanto más transversal cuanto más se vaya acercando a la prolongación de la quilla del bote.

El timón "lema" es generalmente de hierro y consiste en una barra que gira sobre una hembra sujeta al casco. En su parte inferior lleva la pala y en la superior una palanca para moverla. En las embarcaciones mayores se maniobra por medio de una rueda montada sobre un eje que sirve de torno para arrollar en sentido contrario dos cables o cadenas, uno para babor y el otro para estribor.

En los de madera, la pala, que hace a la vez de eje, es de forma aproximadamente rectangular, algo más estrecha por la parte superior que es donde se encaja la caña. Se sujetan al casco mediante una hembra y un macho.

Pero, como ya apuntalba Aranzadi, el marinero tiene mas confianza en gobernar de pie con un remo por la borda de estribor, que no con el timón.

No es muy frecuente en Lekeitio el empleo de anclas "ankillak" por hallarse todas las embarcaciones de algún tonelaje ancladas a grandes cadenas colocadas a este propósito en los bajos del puerto.

Los dos tipos más empleados son: el anclote o rezón, de cuatro brazos fijos y sin cepo, y la "arrankilla", constituída por una piedra asentada sobre una base de madera con dos orificios en los extremos en los que van encajados sendos palos que sujetan la piedra convergiendo por su extremo superior que es donde se afirma el cabo.

Los flotadores suelen ser corchos cilíndricos o rectoédricos dispuestos en rosario a lo ]argo de una cuerda atada por sus extremos.

Los pescadores de Lekeitio tienen un empleado llamado "señeru o talajeru" encargado de examinar el estado del mar y del tiempo. Va de madrugada a la Atalaya, hoy situada en el monte Otoyo, y antiguamente iban tras él los patrones de las lanchas. En caso de no coincidir sus pareceres, tenían una pequeña urna de dos compartimentos, la "atabaka",que se puede ver en el museo etnográfico de Bilbao, en la que resolvían si irían o no a la mar.

Consiste ésta en madera de caoba y en su tapa, provista de dos orificios, uno para cada compartimento, separados por una línea negra, estaban representados, con una gruesa capa de pintura al óleo, a la izquierda una casa y a la derecha una "txalupa" hoy muy borrosas.

Cada patrón depositaba una bola por cualquiera de los orificios, teniendo que ir todos a la mar o quedarse en tierra según fuese mayor el número de bolas depositadas en un compartimento o en el otro.

Si estando los pescadores en la mar se levantaha algún temporal, todos los niños de las escuelas iban con sus maestros y un sacerdote a la ermita de "San Juan Talako", situada sobre el rompeolas, precedidos de una bandera verde, descubiertos y cantando las letanías.

Estas letanías, que fueron recogidas por Azkue, eran así :

  • Los niños de una fila :
    • Kristo, adi egon guri
  • Los niños de la otra fila :
    • Ama oso garbia

Todos :

    • Otoitz egizu guretzat, otoitz egizu gure aitarentzat.

Llevaban también, el primer "kurrusko" del pan que se comía en Nochebuena. Hacíanle al pan con un cuchillo una incisión en forma de cruz y, tras besar la cruz y rezar un padrenuestro, se le separaba al pan el "kurrusko" que era arrojado al mar asi como aceite de la lámpara de la ermita mientras los asistentes se santiguaban y entonaban las letanías.

La Cofradia solia dar en recompensa a cada niño el día de San Andrés pan y queso "Gaztokelak".

El estandarte a que hemos aludido mide un metro y 35 centimetros por 0,80 metros y está confeccionado con el delantero de un calzón verde del siglo pasado. Como la "atabaka" se conserva en el Museo Etnográfico de Bilbao, donados ambos por don Resurrección María de Azkue con ocasión del estreno de su ópera "ORTZURI".

En el sjglo XVIII se hacian desde la Atalaya unas señales llamadas "eretia" para que las lanchas pudiesen arribar a puerto sin peligro.

Hoy, gracias a los adelantos modernos (nuevos tipos de embarcaciones, reglamentos para la seguridad en el mar, dotación de aparatos de radio receptores-transmisores, etc., han disminuído considerablemente los riesgos de los pescadores en el mar. A las embarcaciones pequeñas se les anuncia galerna lanzado desde la Atalaya cohetes de doble explosión.

Como dato curioso transcribimos a continuación algunos proverbios atmosféricos recogidos por Azkue en Lekeitio :

  • "Mendebala euri bagarik ? Eztago aize obarik" (¿ vendaval sin lluvia? No hay mejor viento).

Ya que antes hemos hecho alusión a la pesca de la Ballena, diremos que los principales útiles que se empleaban en ella eran: el arpón, formado de una punta de hierro en forma de lanza, con una longitud de medio a tres cuartos de metro, en cuyo extremo iba encajado un palo de unos dos metros; lanzas para el remate de dos metros de largo, con un mango de un metro y cuarto a uno y medio metros, midiendo la punta de la lanza veinte centímetros más de largo por seis de ancho; cuerdas de cáñamo embreadas y de unos 150 metros cada una; ganchos, cuchillos, etc.

El aparejo de merluza consta de cuerda, plomo, nylon y un anzuelo del núm.7 cebado con jibia.

Para el besugo se utiliza palangre completo con anzuelos del núm. 10 cebados con anchoa pequeña.

Los palangres son cuerdas de 60 m. de longitud amarradas de metro en metro a otras cuerdas más pequeñas provistas de anzuelos. La cala más importante para esta pesca es Garganto.

Se cuenta que cuando llegaban las embarcaciones a la cala de besugo, el atalayero producía humo y entonces empezaba la pregonera a recorrer las calles y a pedir limosna : "Arima pielentzat,.." (para las ánimas fieles...).

Se ha perdido ya esta costumbre, pero aun se emplea la misma fórmula en las colectas que con destino a las almas del Purgatorio se llevan a cabo en la iglesia.

Para el atún se utilizan cuerdas de grosor de 6 mm. hasta 3 mm., alambre acerado de 0,35 cm. anzuelo doble cebado con hoja de maíz peinada y cintas rojas y azules.

Para la anchoa se usa el cerco "traiña".

Para la jibia, hilo nylon del núm. 12 y una pota de cebo.

El aparejo para el chicharro consta de cuerda, plomo nylon y anzuelo del núm. 4 cebado con hoja de maíz peinada. Se emplea también la cucharilla.

Para pescar jibión se utilizan las "koraiñak", piezas alargadas de plomo en uno de sus extremos llevan gran número de puntas de anzuelo. De niño solía acompañar a mi abuelo, Nicolas Bengoetxea Likona, a la playa de Isuntza en primavera para preparar las "koraiñak" hacía un agujero en la arena, dependiendo para que profundidad, donde introducia plomo previamente derretido, A mí me solía fascinar todo aquel ritual.

El "karpin" es un anzuelo con tres o cuatro puntas, a modo de ancla.

"Txinbo" es un cilindro de madera horadado y que sirve para cobrar el "txanpel", una de las cuerdas, de unos 3 pies, del aparejo de merluza. El anzuelo de merluza, congrio, etc. se recubre de una pieza de hilo o de alambre denominada "artza" o "santu". Se llama "buztaneko" la falta de anzuelo que se nota en el palangre.

Para mantener a flote los palangres, etc. y señalar al mismo tiempo su situación, se uti]izan pequeñas boyas metálicas llamadas "tuntuxak".

"Txardango" es una especie de horquilla que sirve para sostener la "traiña". "Ezpeleta" son largos palos que se ponen a cada lado de las embarcaciones y que sirven para fijar en ellos los aparejos para bonito.

El anzuelo más pequeño es el "katxikamu" ; "txillamu" es el de panchos ; "besiguamu" el de besugo; "lebatzamu" el de mer]uza; "lixamu" el de lijas; "atunamu" el de atún, etc., etc.

Otros instrumentos para la pesca son los butrinos, "butroi", redeños, "salabardo", etc.

Para enrollar y guardar los aparejos se utilizan las "traolak" que pueden ser un cuadrado de madera formado por cuatro palos, o bien una tabla rectangular en cuyos extremos más cortos se han practicado sendos cortes en forma de V para pasar por ellos la cuerda. Hay quien lleva los anzuelos, plomos, etc en cajas de madera, "atabakak", y también hemos visto a algún "arrantzale" guardar los aparejos en una bolsa alargada de lona. Las "korañak" suelen guardarse en recipientes formados por un trozo de caña de escoba y que se tapan con un corcho.

Traola

Las cestas utilizadas por los pescadores son la "atunotzara", pequeña y redonda, para aparejos de bonito; la "astotzara", de 70 cm. de largo por 54 cm. de ancho y por 30 cm. de alto para besugo; "otzaratxikija", para anchoa, mide 60 cm. de largo por 50 cm. de ancho por 30 cm. de alto; la "treotzara", de unos 50 cm. por 30 cm., es aplanada, de madera, que lleva en sus lados más largos un borde también de madera, utilizándose para encarnar el palangre. El "dominua", hoy en desuso, es un gran cesto con tapa que se utilizaba para el palangre.

En Carnaval, según hemos oído contar, solían traer los pescadores un hombre metido en uno de estos cestos, lo que constituía un motivo de general regocijo. Para llevar las velas se utilizaba antaño la "belotzara".

El carro que utilizan para el transporte de redes, pescado, etc. es de cama rectangular que se cierra por medio de tablas de quita y pon, ruedas de madera y llanta de hierro, con radios, o macizas de metal con llanta de neumático, girando sobre un eje fijo de hierro de sección cuadrada, salvo en sus extremos que son cilindricos. Llevan dos lanzas. Existe muy poca uniformidad en las medidas de estos carros que hoy no tienen nombre vasco. Aproximadamente medían : cama, 3,17 por 1,04 metros; diámetro de las ruedas 0,68 m.; lanzas sobresalen de la cama 1,14 m.

La "narria", utilizada antaño, está hoy completamente olvidada.

La primera señal de vida en el puerto son las llamadas de las "dei-ettekuak", mujeres encargadas de despertar a los marineros diciéndoles, tras el nombre, ..."gora Jaungoikuaren izenian" (...arriba en nombre de Dios ). Suele haber una por embarcación.

JavaScript no está habilitado!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.

Azkue recogió dos tonadillas, la primera es más frecuente, de la segunda utilizó en su ópera ORTZURI.

Los días en que el mal estado de la mar o del tiempo no hace aconsejable la salida de los pescadores, los "señeros" recorren de madrugada las calles arrastrando por el suelo sendos bastones con punta de hierro.

Humboldt, al regreso de su segundo viaje por el País Vasco, describía así el ambiente del puerto: "A la mañana en marea baja, en el puerto venta de pescado. Las muchachas remangadas hasta la rodilla, con cestos sobre la cabeza corren aquí y allá a los barcos. Los marineros llevan las redes en la lancha y suben. En cada una cosa de 16-18. Pesca de sardina con redes, "trainas", que cada una cuesta varias onzas. El patrón da a los marineros la mitad de la pesca. Cuando están a punto alegres a porfía reman entre la isla y la orilla. Balanceo de las lanchas sobre las olas que hinchándose ruedan hacia acá. Detrás de la isla dispersión de las barquillas en el mar, desparramados los barcos de toda la costa en el golfo. Van a 4-5 millas marinas a la altura. Si ven humo en la Atalaya, señal de tormenta, vuelven todos, sea a su puerto o a otro por fuerza".

Cuenta Cavanilles (1.857) que acudían diariamente a la iglesia, especialmente al rosario del anochecer y que en los días festivos, después de las vísperas, iban en familia a la plaza donde los hombres jugaban a la pelota y las mujeres bailaban al son del "txistu y tamboril" hasta que la campana daba la señal de oración; tocaba entonces el tamborilero la despedida y retirábanse todos tranquilamente y en silencio a sus casas.

Aun concluídas las faenas de la pesca, toda la vida de los marineros gira en torno del puerto.

Al atardecer gustan mucho de reunirse alrededor de las largas mesas de una taberna, siempre la misma, donde enfrascados en animadas tertulias dejan transcurrir el tiempo hasta la hora de retirarse a sus hogares. Cada embarcación tiene una taberna "txalupetxe" donde suele tener lugar el reparto de las "partillas". La mayoría llevan allí su cena que suele consistir generalmellte en pescado.

Acuden con mucha frecuencia a las funciones religiosas.

Los "arrantzales" viejos acostumbran a sentarse en grupos en los bancos de la alameda añorando un mar que probablemente ya nunca volverán a sentir bajo sus pies.

La indumentaria de faena del pescador consiste en camisa y pantalón, ambos de mahón; jersey negro, cerrado hasta el cuello y abertura con botones sobre un hombro; alpargatas generalmente negras y botas altas de goma para la mar; ropa encerada de agua; nunca chaqueta de mahón como el "arrantzale" de Ondárroa y de otros puertos; algunos "gerriko" (ceñidor) negro; para ciertas faenas un segundo pantalón de aquella tela abierto por delante y sujeto a la cintura por una cinta; la boina, negra, no es grande; y, finalmente, la clásica "txamarra o txamarrote" sin cuello, ribeteada con cinta negra, y generalmellte de color azul oscuro. Hasta no hace muchos años estas "txamarras" solían ser asimismo blancas, rojas, verdes, etc Muchos se dejaban bigote, hoy exclusivo de algún anciano.

Txamarrotia

En unas capitulaciones matrimoniales del 15 de julio de 1.712 se lee que el novio "estaba vestido decentemente con cuatro vestidos de paño de Londres y un doblón de a ocho escudos; una arca buena para guardar los vestidos y otra para viajes; colchón, almohada y manta para la mar y ropa necesaria para la navegación".

 

Lekeitio, 29 de Junio de 1.959

Autor J.M. Ugartechea y C.Crespo

Anuario de Eusko folclore 1957-1960